LAS CINCO ACTITUDES PARA SER UN VERDADERO SIERVO

Proverbios 23:7

"Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él."

INTRODUCCIÓN:

Usted no es solamente lo que hace o es por fuera, principalmente usted es lo que es por dentro, es decir, según sus pensamientos. Para ser un verdadero siervo de Cristo se requiere un cambio de pensamiento. Delante de Dios cuenta más por qué hacemos las cosas que en lo que hacemos. EL SERVICIO COMIENZA EN LA MENTE

2 Crónicas 25:2 "Hizo él lo recto ante los ojos de Jehová, aunque no de perfecto corazón"

1.    Debe pensar más en otros que en sí mismo. Esta es verdadera humildad, no se trata que usted piense menos de usted mismo, sino menos en usted mismo.

o                                 Para ser un verdadero siervo debe pensar más en las necesidades de los que le rodean que en usted mismo. Cristo es nuestro ejemplo: Filipenses 2:7 "sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;"

o                                 Para ser un verdadero siervo no debe usar a Dios para sus propósitos, debe dejar que El lo use para los suyos. No hay que servir a Dios para ser admirado por los demás o lograr las propias metas

1.    Debe pensar como mayordomo, no como dueño. Hay que recordar que todo pertenece a Dios. Un mayordomo es un siervo al que se le encargaba una propiedad

o                                 Para ser un verdadero siervo debe pensar que Dios es el dueño de todo y que usted es un administrador o mayordomo, por lo tanto Dios espera que sea fiel 1 Corintios 4:2 "Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel"

o                                 Para ser un verdadero siervo debe entender que no se puede, no que no se deba, simplemente no se puede servir a dos amos. Principalmente en el tema del dinero, debe reconocer que lo que más lucha en el corazón de un siervo es la riqueza o Cristo. La Biblia no enseña que no hay que trabajar, lo que la Biblia explica es hacia donde está enfocado todo su esfuerzo y servicio a hacer dinero o agradar a Dios. Mateo 6:24 "Nadie puede servir a dos amos, porque odiará a uno y querrá al otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y a las riquezas." DHH

1.    Debe pensar en su trabajo, no en lo que otros hacen. El siervo de Cristo está muy ocupado en su trabajo, y no tiene tiempo para comparar, criticar o competir con otros siervos.

o                                 Para ser un verdadero siervo debe pensar que los otros siervos no son su competencia sino consiervos del mismo Señor, diferentes dones pero la misma visión: complacer y servir a Dios. Debe renunciar al celo y a la envidia ministerial. Mateo 24:48,49a "Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49y comenzare a golpear a sus consiervos"

1.    Debe basar su identidad en Cristo.

o                                 El verdadero siervo recuerda que fue amado y aceptado por gracia, por lo tanto no debe probar cuanto vale o que importante es. Solo las personas seguras pueden servir, las inseguras siempre se preocupan como pueden ser vistas por los demás. Entre más seguro eres, mas sirves, entre más inseguro eres más quieres que te sirvan.

o                                 El verdadero siervo como sabe lo que vale en Cristo, acepta voluntariamente tareas que otras personas, inseguras, consideran inferiores. Juan 13:3-6 "sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, 4se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido"

1.    Debe pensar en el ministerio como un privilegio, no como una obligación

o                                 El verdadero siervo disfruta sirviendo a la gente porque sabe que está sirviendo a Cristo Efesios 6:7 "sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres,"

o                                 El verdadero siervo, se goza sirviendo porque lo hace por gratitud y por amor a Dios. Deuteronomio 28:47 "Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas"

Conclusión: Para ser un siervo debe pensar como siervo.

             Colaboración de Eugenia Girón desde Providence USA